Si trabajamos con ASP .Net probablemente desarrollemos en una máquina que no sea la que finalmente aloje el sitio web.

Pues bien, a la hora de pasar el proyecto de nuestro equipo de desarrollo al servidor, es posible que nos planteemos qué archivos debemos coger y de cuáles podemos prescindir.

El siguiente proceso nos ayuda a separar lo indispensable de la paja y está estructurado en 7 pasos:

1. Lo primero es crear una carpeta en el wwwroot de nuestro equipo de desarrollo que alojará los archivos necesarios para hacer el ‘deployment’ o la publicación de nuestro sitio. Será necesario que mediante el IIS configuremos esa carpeta como aplicación.

2. En el IDE de Visual Studio, en el menú superior al lado del botón Start hay una lista desplegable que muestra el hint Solution Configurations. Durante el desarrollo, el valor ‘Debug’ es el que está seleccionado, pero ahora nos interesa cambiarlo a
‘Release’.

3. Editamos el archivo Web.config y en el tag compilation cambiamos el valor del atributo debug de ‘True’ a ‘False’. Quedará algo así:

&lt,compilation defaultLanguage=’vb’ debug=’false’ /&gt,

4. Compilamos a través del menú Build – Build Solution o pulsando Ctrol+Shift+B.

5. Tras construir la aplicación, debemos copiarla a la carpeta que hemos creado en el wwwroot. Lo hacemos a través del menú Project – Copy Project y en Destination project folder indicamos la ruta de la nueva carpeta. En las opciones de copia, seleccionamos ‘Only files needed to run this application’ con lo que descartaremos lo que no sea imprescindible.

6. Una vez finalizado el proceso, tenemos que copiar manualmente de la carpeta origen todas aquellas carpetas que no se crean automáticamente, como por ejemplo si hemos incluido una para almacenar las imágenes del sitio web.

7. Pasamos todos los archivos de la nueva carpeta al servidor web y sólo nos restará un último paso: editar de nuevo el Web.Config para modificar el valor de la ConnectionString, en la que debemos especificar el nombre de la nueva máquina en sustitución de la de desarrollo.

Pues eso es todo, de este modo optimizamos nuestra aplicación web y sólo colgamos en el servidor lo que es estrictamente necesario.

Ya he leido en varios weblogs acerca de esta sorprendente bolita: la Powerball, un auténtico giroscopio integrado en una bola del tamaño de una pelota de tenis.

Este juguetito, gracias a la fuerza centrífuga que ejerce el giroscopio, permite fortalecer los músculos de la muñeca y el antebrazo. Es curioso comprobar como parece subir de peso al aumentar la velocidad de las vueltas, moviendo la Powerball en nuestra mano.

En realidad, más que un juguete se trata de una herramienta útil para quiénes necesitan fortalecer estos músculos en concreto (por trabajo o deporte), pero ¿a qué molaría tener uno?

Su precio oscila entre los 18,99 y 38,99 euros y se puede adquirir a través de varios distribuidores oficiales en España.

Vía Stratos, la comunidad de desarrollo de juegos de la que ya se ha hecho mención anteriormente en este weblog, encuentro esta interesantísima oferta de trabajo para residentes en la provincia de Barcelona.

La conocida compañía española Ubisoft ofrece puesto de trabajo como testeador de juegos en sus oficinas de Sant Cugat del Vallés. La oferta data de este mismo mes de marzo y, aunque no especifica las condiciones laborales (como sueldo y horario), estamos hablando de un trabajo soñado por muchos.

Los requisitos que se demandan no son nada del otro mundo:

– Una excelente cultura general de los videojuegos
– “Hardcore Gamer” en variedad de plataformas
– Capacidad de trabajar e integrarse en un equipo de producción, al servicio de objetivos precisos definidos
– Gran detallista y altamente analítico
– Facilidad para la comunicación
– Persona muy organizada
– Se requiere el dominio del inglés

Los interesados deben escribir a la dirección de correo electrónico rrhh@barcelona.ubisoft.es indicando la referencia TESTER.

Pues nada, ahí queda eso.

Por fin he realizado algunas modificaciones y mejoras en el weblog, que tenía pendientes desde tiempos inmemoriales.

Se han solucionado algunos errores existentes en el archivo por meses y he añadido un buscador sencillo, para localizar posts rápidamente a través de un texto clave. Esta herramienta es fundamental en cualquier blog y era un fallo bastante grave no disponer de ella.

También he modificado el archivo de sindicación RSS para incluir el texto íntegro de cada post en vez de solamente un título o adelanto.

Además de todo esto he cambiado de hosting, dejando atrás una larga (y cara) relación con Arsys para probar con la prometedora Hostytec. De todas formas, de este asunto ya haré mención más detallada en otro momento.

DavidSite 2.0 llegará cuando me decida a hacer un rediseño visual del weblog, algo que ya me ronda por la mente desde hace tiempo y, tras leer el post titulado ‘Sobre el color’ de Freak Evolution, he pensado que pronto llegará el momento.

Se aceptan sugerencias.

He comprado varias veces en Pixmania y puedo asegurar que es de lo mejorcito en cuanto a precios que se puede encontrar en la red.

Ahora me ha llamado la atención la oferta de televisores LCD de distintas gamas y características que muestran en su web. En concreto hay dos modelos de 17′ que, a un precio realmente bueno, ofrecen unas prestaciones muy elevadas.

El primero es el PHILIPS 17PF9946 que, a un asombroso precio de 619 euros IVA incluido, es el televisor más vendido de Pixmania. No importa dónde lo busquéis, no lo encontraréis a ese precio. De hecho, lo habitual es que supere los 700 euros (750 en muchos casos), así que se trata de un auténtico ofertón.

Por otra parte, el Toshiba Stasia 17WL46G, a pesar de ser mucho más económico (529 IVA incluido), dispone de unas prestaciones muy similares al anterior y, de igual modo, su precio es sensiblemente superior en muchos otros sitios.

Como se puede comprobar en una comparativa directa de ambos productos, los dos cuentan con formato panorámico (16:9), una resolución máxima de 1280×1024, una luminosidad de 450 y un contraste de 400:1, valores más que aceptables.

El tiempo de respuesta concede una ligera ventaja al Philips (16ms frente a 25ms del Toshiba), mientras que en el ángulo de visión horizontal/vertical el Toshiba sale ganando con unos impresionantes valores de 176/176 (170/170 el Philips). Ambos, en cualquier caso, son muy buenos.

Quizá los 90 euros de diferencia de uno a otro puedan deberse al diseño, la marca y ciertos detalles adicionales del Philips, como por ejemplo una potencia de audio total de 12W (2x6W) y las funciones de radio y despertador.

Cualquiera de los dos es una estupenda elección para la habitación o la cocina, ya que su reducido espacio (incluso se pueden colgar en la pared) los hace ideales para estos lugares de la casa.