No hace mucho que me he aficionado al tema de la edición de vídeo. Me regalaron una videocámara digital y ahora, al cabo de unos meses, estoy empezando a descubrir el partido que se le puede sacar.

Tras superar el tema de la conexión al ordenador (ya hablaré de eso otro día) he estado probando algún software de edición para ver las posibilidades que ofrecen. El último en llegar a mis manos -y que por el momento voy a seguir utilizando para mis videos caserillos- es el reciente Studio 9 de Pinnacle.

Es un software ideal para empezar de cero con este tema, como es mi caso. Es suficientemente intuitivo e incluye una buena ayuda. Las operaciones habituales (captura, montaje y grabación) son bastante sencillas de llevar a cabo.

Dispone de los típicos recursos en estos programas: efectos de vídeo (de velocidad, estilo, etc), transiciones, efectos de sonido, plantillas para menús… Quizá en esto último, en todo lo relacionado con la autoría, anda un poquillo flojo. Pero claro, no es el cometido principal de la aplicación, así que se lo puede permitir. Es bueno en lo que tiene que ser.

A destacar, eso sí, una nueva herramienta que se ha añadido a esta última versión: SmartMovie. Mediante ella podemos crear rápida y fácilmente resúmenes con fragmentos de nuestros videos al estilo que queramos: romántico, frenético, etc y ponerle una musiquilla de fondo. Todo lo hace automáticamente. Una gran ayuda en momentos determinados, como para los créditos finales o pequeños reportajes.

Cinco meses después de que la Sony PSX hiciera su aparición en Japón, en Europa todavía seguimos esperando su lanzamiento. Se hablaba de que sucedería a lo largo de este año y todo indica que no será hasta las navidades próximas.

El aparatito en cuestión consiste en un ‘todo en uno’ que, con una línea elegante y práctica, integra una PlayStation2, sintonizador de TV, reproductor/grabador de DVD y disco duro. Por supuesto dispone de conexión a internet para jugar on-line.

No se sabe mucho acerca de la fecha concreta ni de las características exactas que finalmente incluirá el producto que se venderá en España. Si se mantiene la línea de Japón, habrá dos versiones: una con un disco duro de 160Gb y otra con uno de 250Gb.

Y como siempre, en función del precio con el que salga a la venta, podremos determinar si vale la pena o no.

Mi primer ordenador

18 de mayo de 2004 Tecnología

A raiz del post anterior me he acordado de aquellos maravillosos años en los que los ordenadores de 8 bits empezaban a hacer su aparición en los domicilios españoles.

Mi primer ‘superordenador’ fue un Amstrad CPC 464 con monitor en fósforo verde. Aún recuerdo ese entrañable ruidín mientras la cinta cargaba (los módems han copiado ese sonido ,) y las interminables partidas al Match Day III y al Hypersports.

Algo antes, a mi primo le habían comprado el Sinclair ZX Spectrum +2 y creo que ese fue mi primer contacto serio con los ordenadores domésticos, si se puede llamar serio a los vicios que nos pegábamos con el Barbarian, Dustin y compañía.

También mi padre me compró un Amstrad PCW 8256 que resultó ser poco más que una máquina de escribir con pantalla, aunque me sirvió para hacer mis primeros pinitos en programación (BASIC por supuesto).

Recuerdo estar siempre discutiendo con un amigo que tenía un Commodore 64 acerca de cuál era mejor. Para aquel entonces yo estaba enamorado del Amiga 500 y esos gráficos tan bonitos que recordaban a las recreativas, qué tiempos.

Entré en el mundo del PC algo tarde pero por la puerta grande, con un 386 a 33Mhz con 1Mb de RAM y 40Mb de disco duro que era la envidia de mis colegas y que se quedó obsoleto rapidísimamente. El primer juego que tuve fue el Sherlock Holmes, qué tardes de elementales deducciones pasé… Desde entonces, lo demás no es tan interesante: 486, Pentium y tal hasta mi actual P4 3.0Ghz con 1Gb RAM. Cómo han cambiado las cosas.

La web de Old-Computers.Com es genial para alimentar la nostalgia de esos recuerdos de 8 bits. ¿Cómo fueron vuestros inicios?

Todos los programadores nos hemos sentido atraidos en alguna ocasión por el desarrollo de videojuegos. En muchos casos, es una vocación frustrada, ya que es difícil abrirse paso en ese hermético mundo.

Antiguamente, en los tiempos del Spectrum y compañía, no era tan extraño que un programador en su casa creara un juego que llegara a triunfar comercialmente. Hoy día tal hazaña es poco menos que imposible.

No obstante, la aventura de programar un videjuego, aunque sólo sea por hobby y sin grandes pretensiones, es una actividad enriquecedora a nivel de conocimientos y experiencia, además de divertida.

Un buen lugar para empezar (o profundizar) es Stratos, una comunidad hispana que pretende ser un punto de encuentro para desarrolladores de juegos y multimedia (profesionales y aficionados).

Allí encontraremos cantidad de recursos interesantes, desde tutoriales hasta galerías gráficas, pasando por proyectos colectivos en los que colaborar.

Sin duda una de las secciones más atractivas del sitio web es la de ofertas de trabajo. En ella podremos acceder al mundo laboral del videojuego. Algunas ofertas son como freelance para empresas o autónomos que desarrollan jueguecillos multimedia, pero también podemos encontrar ofertas para trabajar en gigantes del sector.

Sin ir más lejos, ahora hay un par de ofertas de Electronic Arts España, una para trabajar como gametester (petador de juegos, hablando claro) y otra para trabajar de programador en los meses de verano, con posibilidad de incorporarse a la plantilla de Madrid indefinidamente. No está de más echarle un vistazo, quién sabe si encontraremos el trabajo soñado…

Cubos de Rubik y blogs

12 de mayo de 2004 Blogs

El otro día leyendo un post en el blog de Hermann me acordé de que una de las cosas que siempre he querido hacer es ser capaz de completar el cubo de Rubik.

Mi jefe también es un viciao del dichoso juguetito, así que ya hace algún tiempo que quería comprarme uno. Por fin lo hice el pasado viernes en La Maquinista de Barcelona, en una tienda que se llama Afizonia y que tiene varias franquicias en toda España.

El caso es que ayer martes lo conseguí terminar por primera vez y ya puedo proclamarlo a los cuatro vientos. Claro que ahora que hasta un robot de Lego es capaz de hacerlo, no sé si tiene tanto mérito. Y menos viendo algunos frikis que, como este japonés, lo completan en cuestion de segundos…

Por supuesto, para lograr mi objetivo he necesitado consultar guías y técnicas, que he encontrado en internet. Os paso algunas que me han resultado útiles:

También me llama la atención lo relativamente habitual que es el tema del cubito en la blogosfera. Así, además de Hermann, otros bloggers parecen haber sido cautivados por el ‘juguete’ antes conocido como ‘Cubo mágico’.

El ejemplo más representativo es Alvy, de Microsiervos que tiene toda una colección de artilugios tipo Rubik, además de innumerables posts relacionados con el juguetito.

Pero no son los únicos. Otros como Fabrizio de La Cosa Húmeda o Enrique Barbeito no se han podido resistir a la influencia del cúbico aparatejo. También Walter, de HtmlLife, nos ofrece una versión más humorística al respecto. Incluso Diego, de Minid.net, ha hechos sus pinitos Rubikundos, pero eso sí, en flash.

Bueno ¿qué? ¿Alguien más se anima?