Para los que vivimos en Barcelona, PC Green es, sin duda, una de las tiendas de informática más populares, debido principalmente a los bajos precios que ofrecen. De hecho, tiene fama de ser la más barata de la zona.

Hasta ahora, lo único negativo que sabía de esta tienda es la hora de cola que te tienes que tragar siempre que quieres adquirir algo en ella. Pero parece ser que hay cosas más graves de las que acusar a esta gente.

David, en su bitácora del polimalo nos cuenta su odisea tras sufrir un problema con uno de los productos adquiridos en PC Green hace más de un año.

Tras todo ese tiempo el asunto todavía colea, pero lo más reprochable desde el punto de vista del consumidor son las maneras y el trato dispensado por parte del personal de PC Green. Los detalles, se pueden encontrar en el post PCGREEN: MI ODISEA DE PROBLEMAS, del mencionado weblog.

Yo he comprado varias cosas en esta tienda y, por suerte, no me he visto en la obligación de reclamar nada, pero seguramente todos hemos tenido en alguna ocasión problemas parecidos con alguna compañía ‘poderosa’ y en estos casos, los consumidores siempre tenemos las de perder.

Parece que no sirve de absolutamente nada reclamar, denunciar, ni oficinas de defensa del consumidor, ni vía judicial ni nada. Siempre tienen recursos legales para obrar impunemente.

Lo único que nos queda es decirlo públicamente. Quizá así les hagamos más daño del que pensamos.

La instalación de dispositivos IDE, sean discos duros, lectoras o grabadoras de CD o DVD, puede convertirse en ocasiones en una tarea más complicada de lo esperado, sobretodo si hemos de combinar dispositivos SATA con los tradicionales PATA.

Si nuestra placa no dispone de controladora SATA o solamente utilizamos dispositivos PATA, añadir nuevos dispositivos no suele complicarse. La configuración habitual es poner el disco duro principal en el IDE primario de la placa como Master y el resto de dispositivos (discos o unidades) en el IDE secundario o como Slave en el IDE primario.

No obstante si utilizamos, por ejemplo, un disco duro SATA, la cosa cambia bastante, pues las placas que incluyen controladoras SATA suelen permitir distintas configuraciones en la BIOS que debemos conocer.

La BIOS de estas placas base ofrecen una opción de ‘IDE Configuration’ cuyos parámetros deben estar bien establecidos para que todo funcione correctamente. Dentro de esta sección encontramos en primer lugar el siguiente parámetro (entre corchetes las opciones disponibles):

Onboard IDE Operate Mode: [Compatible Mode, Enhanced Mode]

Si escogemos ‘Compatible Mode’ podremos utilizar los puertos SATA y SOLAMENTE UNO de los IDE, en el que podremos conectar como máximo dos dispositivos. Debemos escoger qué IDE mantener activo mediante el parámetro (disponible sólo en Compatible Mode):

IDE Port Settings: [P-ATA Ports Only, Primary P-ATA + S-ATA, Secondary P-ATA + S-ATA]

La primera opción solamente aplicaría si no tuviéramos ningún dispositivo SATA, mientras que la segunda y la tercera sirven para activar la controladora SATA más uno de los puertos IDE, el primario o el secundario, consecutivamente.

Por otra parte, si escogemos ‘Enhanced Mode’, tendremos la posibilidad de utilizar, además de los puertos SATA, tanto el IDE primario como el secundario, es decir, hasta cuatro dispositivos más.

Eso sí, esta opción sólo nos funcionará si nuestro sistema operativo es Windows 2000 o XP. En caso contrario deberemos utilizar el ‘Compatible Mode’, con las limitaciones consiguientes. Además, se debe establecer también el siguiente parámetro (disponible sólo en Enhanced Mode):

Enhanced Mode Support On: [S-ATA, P-ATA, S-ATA+P-ATA]

Aunque a primera vista lo lógico parezca escoger S-ATA+P-ATA (ya que se supone que estamos usando dispositivos de los dos tipos), lo cierto es que las dos segundas opciones exigen un uso más avanzado del resto de parámetros. De hecho si escogemos cualquiera de estas dos, el rendimiento de nuestros dispositivos bajará considerablemente. Debemos escoger la primera: S-ATA.

Por lo demás, el parámetro ‘Configure S-ATA as RAID’ debe estar establecido a [No], a menos que vayamos a usar el RAID, algo que en usuarios comunes no es habitual.

Para terminar, sólo comentar que en mi caso, dispongo de una placa base ASUS P4C800 Deluxe y que mi configuración de dispositivos, tal como muestra la BIOS, es:

IDE1 Master – Grabadora CD
IDE1 Slave – Nada
IDE2 Master – Lector CD
IDE2 Slave – Nada
3rd Master – HD 160Gb (el disco duro conectado al puerto SATA aparece como un IDE terciario)

Y puedo asegurar que es la configuración óptima. Teniendo el disco duro SATA y dos unidades IDE (como una grabadora y una lectora), lo ideal es tener estas dos últimas cada una en un puerto IDE independiente (como Master). Si añadiera un cuarto dispositivo, seguramente tendría que hacer una ‘reagrupación’. Pero eso ya lo abordaré en su momento…

Cuando uno decide adquirir algún producto tecnológico, el proceso habitual consiste en leer información sobre el tema en particular (no se puede ser experto en todo), aprender los factores que se deben valorar para determinar la calidad del producto, comparar las distintas opciones existentes en el mercado y, una vez establecidas las preferencias, buscar el mejor precio.

Ese es, al menos, el ‘modus operandi’ que he seguido para mi reciente compra de un monitor TFT y, por ello, quería exponer lo aprendido, pues puede ser de utilidad.

Lo primero que encontramos al buscar este tipo de pantallas, es que en algunos sitios se les llama TFT y en otros, LCD. ¿Hay alguna diferencia? Bueno, lo cierto es que con ambas expresiones se suele hacer referencia a lo mismo, si bien el término LCD es más genérico, pues comprende a todas las pantallas de cristal líquido, usen tecnologia TFT o no (por ejemplo, TFD y SNT). Los monitores de ordenador son TFT y LCD al mismo tiempo.

Tras esa aclaración inicial, ¿qué criterio debemos seguir para comparar monitores TFT Pues bien, hay una serie de variables que podemos consultar en la ficha ténica de la pantalla objeto de nuestro interés. Son las siguientes:

Luminosidad / Brillo de imagen:
Un valor superior a 200 cd/m2 se considera aceptable. Cuanto mayor sea este valor, la calidad del brillo será mejor.

Coeficiente de contraste:
Este valor indica la diferencia existente entre tonos claros y oscuros. Por tanto, cuanto mayor sea esta proporción, la calidad del contraste será mejor. Lo ideal es que sea superior a 300:1. Por ejemplo 450:1 o 500:1 está muy bien y 1000:1 ya es genial, aunque claro, el precio sube considerablemente.

Angulo de Visión Horizontal/Vertical:
Estos dos valores sirven para determinar lo bien que se verá la imagen si nos movemos hacia los lados o hacia arriba. Esto ha mejorado mucho en los últimos tiempos (quedan atrás aquellas pantallas de portátil en las que no se veía nada al moverse un poquito). Por lo general, se consideran aceptables valores superiores a 140º. A partir de ahí, cuanto mayor sea el ángulo, mejor será la visión ‘esquinada’, por decirlo así.

Tiempo de respuesta:
Se trata de uno de los parámetros más importantes, ya que tiene que ver con la estela que dejan los movimientos rápidos en pantalla. Esta es una de las principales acusaciones que se hacen en contra de las pantallas TFT y parece que es imposible eliminar este efecto completamente. No obstante, los tiempos de respuesta presentes en los últimos monitores TFT lo hacen prácticamente imperceptible para el ojo del usuario común. He leido muchas opiniones, hay quienes se conforman con un valor de 25ms, aunque se dice que lo óptimo es de 16ms para abajo. Cuanto menor, mejor.

Estos son, probablemente, los factores más críticos a tener en cuenta antes de hacer nuestra compra. Por supuesto hay otros aspectos, como las conexiones disponibles, tamaño de pixel, peso, dimensiones, etc… pero parece que son menos relevantes. Aunque claro, todo dependerá de nuestras necesidades y nivel de exigencia.

Por otra parte, hay que considerar también las diferencias con respecto a los monitores CRT.

Es evidente que estos últimos tienen características que los hacen mejores por definición en ciertos aspectos (sobretodo en relación a la calidad de la imagen y los colores). Por ejemplo, las lámparas existentes en las pantallas TFT iluminan la imagen de tal modo que los tonos negros sean más bien grises oscuros. Lo mismo sucede con la representación del resto de gamas de colores, aunque es en los oscuros donde más se nota el efecto ‘aclaración’.

Pero no hay duda de que los TFT presentan ventajas muy obvias que, a la larga, puede que pongan en peligro la propia existencia de los CRT.

Para empezar, consumen bastante menos y emiten menos radiaciones. Se dice que dañan menos a la vista, pero eso no lo tengo tan claro. También hay que decir que el tamaño en pulgadas de los TFT es más real que en los CRT, es decir, 17′ en un TFT significa un área de visión de 17′ reales, mientras que el área de visión en un CRT de 17′ es algo inferior, entre 15′ y 16′ normalmente. Por supuesto, el espacio reducido que ocupan, la estética y el diseño también cuentan a su favor.

La realidad es que, como en casi todo, nuestra elección debe ir motivada principalmente por el uso que le vayamos a dar, teniendo en cuenta también nuestro nivel de exigencia. En mi caso, he optado por un LG L1720B, sacrificando algunas cosas, pero con una calidad general más que aceptable. Y a muy buen precio ,)

Aún no tengo grabadora de DVD. Es triste, lo sé, sobretodo teniendo en cuenta que ya hace algún tiempo que me aficioné a la edición de video. La consecuencia es que tengo el disco duro lleno de videos, peliculillas y otras creaciones caseras (con sus menús y todo).

Cuando me iba a comprar la grabadora, hizo su aparición en el mercado la primera grabadora de DVD´s de doble capa (una Sony, creo), así que pensé en esperarme un poco a ver si valía la pena adquirir una de estas últimas o qué.

Pues bien, ahora que ya existen varias grabadoras que admiten este tipo de discos, he hecho una pequeña investigación para ver cómo está el tema y decidir qué comprar.

Lo primero que me ha llamado la atención es que no son excesivamente caras. De hecho, actualmente la diferencia de precio entre una grabadora DVD ‘de las de antes’ y una de doble cara es mínima. Incluso algunas de las anteriores son más caras que algunas de las nuevas. Las que he mirado oscilan entre los 100 y los 180 euros, siendo la NEC (una de las más baratas) la que más me ha llamado la atención.

No obstante, estas nuevas grabadoras tienen algunas pegas muy significativas. En primer lugar, al ser una novedad, las velocidades de grabación son tremendamente lentas (2,4X) y eso hace que quemar un DVD de más de 8Gb sea realmente desesperante (unos 45 minutos).

Otra pega importante es que cada uno de estos DVD´s de doble cara vírgenes cuestan alrededor de 20 euros. Es cierto que su capacidad nos permite almacenar una película entera sin tener que quitarle calidad, menús, idiomas y/o subtítulos pero por ese precio no sé si sale a cuenta.

La conclusión lógica es que, aún disponiendo de una de estas grabadoras, se usarán DVD´s de doble cara muy esporádicamente y en la mayoría de casos, su uso principal será la grabación de los DVD´s tradicionales.

Entonces, ¿vale la pena adquirir una grabadora de doble cara? Supongo que si no se tiene ninguna sí, porque tienes lo mismo más la posibilidad de grabar estos DVD´s de más capacidad. Eso sí, cambiar de grabadora si ya tenemos una de las otras, todavía no sale rentable.

A pesar de eso, sigo teniendo mis dudas, pues estoy ‘enamorado’ de una grabadora ‘normal’ de la marca Plextor, cuyas velocidades y rendimientos son muy superiores al resto de marcas. Su precio es de algo más de 100 euros, así que no sé muy bien qué hacer.

¿Algún consejo?

Cinco meses después de que la Sony PSX hiciera su aparición en Japón, en Europa todavía seguimos esperando su lanzamiento. Se hablaba de que sucedería a lo largo de este año y todo indica que no será hasta las navidades próximas.

El aparatito en cuestión consiste en un ‘todo en uno’ que, con una línea elegante y práctica, integra una PlayStation2, sintonizador de TV, reproductor/grabador de DVD y disco duro. Por supuesto dispone de conexión a internet para jugar on-line.

No se sabe mucho acerca de la fecha concreta ni de las características exactas que finalmente incluirá el producto que se venderá en España. Si se mantiene la línea de Japón, habrá dos versiones: una con un disco duro de 160Gb y otra con uno de 250Gb.

Y como siempre, en función del precio con el que salga a la venta, podremos determinar si vale la pena o no.