Valerie es la primera androide doméstica creada por Android World. Tiene el tamaño y la apariencia de una mujer adulta (según dicen, debido a que un androide masculino de tamaño natural sería más intimidatorio).

Sus movimientos musculares son muy similares a los humanos debido a los materiales de construcción de su cara y cuerpo (silicona, principalmente). Entiende órdenes y responde en varios idiomas. Es capaz de recordar conversaciones anteriores y listas de cosas para hacer. Entre las tareas domésticas para las que está preparada se encuentran limpiar el polvo, poner y quitar la mesa, hacer la colada, lavar los platos, pasar la aspiradora, cambiar bombillas…

También se conecta a internet y puede reservar billetes, comprobar precios y encontrar cualquier información. Llama a los servicios de emergencia (policía, bomberos…) en caso de necesidad. Tiene sentido del gusto y siente tacto por todo el cuerpo. Además se viste y desviste por sí misma.

Las cosas que no hace son: respirar, dormir, comer, beber, atacar y salir fuera de casa.

En cuanto a lo que estáis pensando, en principio no está programada para ello, pero con lo que cuesta (25.000 dolares), quizá tiene alguna sorpresa escondida…

Parece que es algo más que un Furby, eh?

Criogenización

1 de febrero de 2004 Tecnología

El concepto de criogenización es bastante sencillo de entender. Tras fallecer, se congela el cuerpo de una persona con la esperanza de que en el futuro existan los conocimientos necesarios como para invertir el proceso.

Al parecer, congelar a alguien resulta relativamente sencillo, pero descongelarlo y devolverlo a la vida implica algunas dificultades que todavía no se han resuelto. En primer lugar, se debe esperar a que exista la solución al problema que causó la muerte de la persona. Además, la congelación prolongada daña los tejidos corporales, lo cuál tampoco tiene solución por el momento, entre otras dificultades.

A pesar de ello, muchas personas contratan este servicio que, para mayores ‘garantías’ debe realizarse en las horas siguientes al fallecimiento. Algunos incluso han optado por congelar solamente su cabeza, algo que recuerda a ciertos personajes de los Simpson. Increible pero cierto.

Por si alguien está interesado en congelarse y aguardar tiempos mejores, estas son dos empresas que, por un precio ‘módico’, ofrecen este servicio:

Alcor Life Extension Foundation
Cryonics Institute

Y algo de información en español:

Criogenización.Org

Me está entrando un frío…